Ir a…

Netflix acumula tantos suscriptores que se sorprende del éxito

La plataforma online por excelencia en la actualidad española se ha convertido en un éxito a nivel mundial y muestra de ello son sus beneficios en 2016, un 35% más que en 2015, llegando hasta los 8.300 millones. 

Que Netflix es una revolución audiovisual es una realidad, pero que esté arrasando en el mercado no estaba tan claro hasta que la compañía presentó sus arrolladores números. En el último trimestre del 2016 vieron como su cifra de suscriptores aumentaba en 7 millones de usuarios, convirtiéndose en e mejor trimestre su corta historia.

Próximo objetivo: 100 millones de usuarios

Hace no muchos años, era utópico aquel que esperaba tener éxito comercial al mezclar los conceptos online y audiovisual. Las plataformas piratas siempre han sido la alternativa a los métodos de pago, pero poco a poco empiezan a ser eclipsadas por la facilidad de visualización de estas empresas. A día de hoy, Netflix cuenta con 93 millones de suscriptores en todo el mundo. 49 en Estados Unidos y 44 en el resto del planeta. De esos 93, según un estudio de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), unos 216.000 son españoles (a noviembre del año pasado). Por otro lado, el hecho de llegar a los 100 millones sería todo un hito en las nuevas tecnologías.

Contenidos offline

El salto definitivo de Netflix fue el voto de confianza a su público consumidor. En una apuesta arriesgada y pionera (junto a Spotify), desde noviembre y diciembre del 2016 se pueden descargar temporalmente capítulos y películas de su catálogo para disfrutar cuando no se tiene conexión a internet. Con un miedo natural a que la piratería se adueñara de todos sus contenidos, han conseguido sin embargo captar a una gran masa de público. Cualquier usuario puede hacer un viaje, montar en metro o en autobús y poder ver el contenido que tenga descargado. Una demostración más de que si al público le ofreces servicios de calidad, no recurrirá tan contundentemente a la piratería.

Campañas publicitarias agresivas

Todo este éxito ha sido orquestado con calma y premeditación. En plena navidad, además de coincidir en fechas con la llegada de HBO a España, Netflix plantó en la Puerta del Sol un cartel publicitario con una clara intención: Hacer ruido y llamar la atención. El éxito fue rotundo, puesto que se dejó de hablar de HBO y mantuvo el monopolio de las críticas, alabanzas y descubrimientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Netflix está viviendo en España el boom que en Reino Unido está atravesando Amazon o en EEUU pretende monopolizar HBO. La guerra de las plataformas audiovisuales acaba de empezar y puede que el movimiento táctico clave haya sido el de posicionarse primero.

SobreJose Carmona Gilo

Historiador y periodista. Creador de El Baúl de Kubrick y redactor en Periódico Diagonal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: