Ir a…

Sense8: Especial de navidad. La libertad sexual

Sense8, la serie de las hermanas Wachowski, ha regalado a sus fans una pildorita de la segunda temporada en forma de capítulo especial de Navidad. El resto de episodios verán la luz a partir del 5 de mayo de 2017.

La serie de Netflix, tras dejar un muy buen sabor de boca en su primera temporada, volverá en 2017 con un espíritu que bien recuerda a los últimos trabajos de las hermanas directoras, como fuera El Atlas de las Nubes, además de inevitables relaciones con la trilogía de culto Matrix. Este proyecto siempre ha tenido grandes mensajes libertarios dentro de sus diálogos, una seña de identidad característica de Lana y Lilly en su filmografía. Pero en este especial de navidad ha sido más que evidente puesto que la propia trama de la serie se vio reducida a un segundo (incluso tercer) plano .

La libertad sexual como eje del capítulo

Gran parte de los protagonistas, pero principalmente Lito (interpretado por Miguel Ángel Silvestre) y Nomi avanzan por el capítulo reivindicando la libertad sexual y de amar a personas del mismo sexo. Es probablemente el verdadero trasfondo que las Wachowski han querido tratar a lo largo de toda la serie, dado que en un plazo de diez años ambas se cambiaron de sexo. De hecho, el personaje de Nomi, interpretado por Jamie Clayton, es una mujer transexual que se siente atraída por las mujeres mostrando una complejidad y tantas lecturas atípicas en las series que hace pensar que tenga algo de carácter autobiográfico.

 

Escenas donde se trata la homosexualidad en primera persona y se habla de los intransigentes con un poso de decepción por su falta de apertura mental. Esa ha sido la clave de Sense8 en este episodio. Incluso en otros personajes heterosexuales del capítulo se trata la falta de libertad para disfrutar del amor en pareja, claramente representado en Riley y Will.

No olvidan la esencia Matrix

Desde que saltaron a la fama, las Wachowski han tenido un estilo caracterizado por dos cosas: Las escenas de acción y el mensaje de revolución de los oprimidos contra los opresores. Eso de que Neo y compañía fuesen energía para las máquinas que dominaban el mundo, eso de la revolución y su pasado en El Atlas de las Nubes o eso de que Mila Kunis y los terrestres fuesen materia muy valiosa para vender en El Destino de Júpiter. Hay una frase en el especial de Navidad de Sense8 que hace recordar esa esencia crítica con el sistema que tienen las hermanas: Siempre hemos estado obsesionados con muros y barreras verticales, cuando la única barrera que existe es horizontal.

En cuanto a las escenas de acción, trasladan en solo un cambio de plano una pelea o conversación desde Nairobi hasta Seúl, o de México a Chicago. Un montaje espectacular recreándose en las texturas de cada ambientación, todo un ejercicio de calidad y potencia que se puede disfrutar plenamente en el documental que Netflix tiene también en su plataforma, llamado Sense8: Creando el mundo. Como la serie, imperdible.

 

SobreJose Carmona Gilo

Historiador y periodista. Creador de El Baúl de Kubrick y redactor en Periódico Diagonal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: