Ir a…

Los Vientos del Invierno aterrizan con fuerza

Juego de tronos se despide un año más con 70 minutos de orgía ponientil. La pasada madrugada pudimos ver la emisión del último capítulo de esta séptima temporada que ha sorprendido a muchos.

Algunos afortunados pudimos verlo gracias al evento organizado por Movistar para poner el broche final a la temporada y a juzgar por los vítores y aplausos que podían oírse en la sala la continuidad de la serie sin el apoyo de Martín convence.

Tras una temporada en la que la acción se ha acelerado de manera considerable para ir cerrando tramas. No olvidemos que según sus creadores solo nos quedan 13 capítulos más para el esperado final. Nos hemos encontrado con un capítulo final que supone el verdadero “sorpasso” de la jornada.

Después del paron argumental que supuso la impagable creación visual y militar de la batalla de los bastardos. Que si bien no sorprende especialmente a nivel argumental es desde luego la mejor batalla nunca vista en la televisión en cuanto a efectos técnicos, coreografía y escenificación nos encontramos un capítulo final frenético y poderosamente televisivo que nos acerca aún más a ese ansiado final y sienta las bases de lo que podremos esperar el próximo año.

Dejad de leer a partir de aquí si no queréis sufrir spoilers. Advertidos quedáis.

Spoilers

Spoilers
SPOILERS!!!!

Abandonad toda esperanza los que entréis aquí…

Como iba diciendo, el capítulo fue frenético, un continuo desfile de tramas impactantes, resolución de conflictos, desbarajustes emocionales y más de una teoría confirmada por fin.

Ríos de tinta han corrido sobre el empoderamiento de las mujeres en juego de tronos y después de este capítulo solo podemos decir que Cersei Lannister ha resurgido de sus cenizas cual fénix para regalarnos la primera sorpresa de la noche. Con poderosas reminiscencias del reinado de Aerys y mucho de ese “power is power” que demostró en las primeras temporadas frente a Ned Stark y Petyr Baleish. Una Cersei que es, hoy más que nunca, una REINA.

Cersei

Otra reina de la que conviene hablar, después de su alarde dragonil en el último episodio decide (POR FIN!) iniciar su camino hacia los Siete Reinos y regalándonos una escena brillante en la que observamos cómo el personaje más cínico que quedaba, aquel enano que usaba su condición como escudo contra el mundo recobra la fe en la humanidad y se rinde ante la reina Dragon.

Tyrion

Daenerys

Viajamos a la tierra de los ríos para ver a un Jaime cada vez más desilusionado con su papel en el mundo. Poco o nada queda ya del joven que traicionó a su familia para convertirse en caballero de la Guardia Real. Walder Frey actúa como foco catalizador de su realidad cuando le recuerda que ambos son iguales, dos matarreyes, dos traidores. Al viejo Frey también le espera una sangrienta sorpresa en este capítulo. Y es que los Lannister no son los únicos capaces de “send their regards”.

Mientras el nuevo cuervo de tres nos desvela el verdadero origen del Lobo Blanco y es que si alguien podía unir en su persona el hielo y el fuego no era otro que Jon Nieve, el Azor Ahai de Melisandre, el elegido.

En Invernalia el esperado y temido invierno, del que llevan 6 temporadas advirtiéndonos los Stark, comienza por fin y solo el Rey en el Norte será capaz de frenar al Rey de la Noche.

King in the north
Parece claro por dónde irán las tornas la próxima temporada cuando el Fuego y el Hielo crucen por fin sus caminos. Cercano parece el día en que sufriremos a “Jonerys” pero eso queda ya en el campo de la especulación.

Disfrutad de este orgasmo cortesía de la HBO porque lo bueno se acaba y la espera se hará larga.

SobreAndrea Ordonez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: