Ir a…

Musicales para la historia

El cine musical se ha consolidado como un género imprescindible dentro de la historia del cine, llevando a la gran pantalla clásicos de la literatura y canciones que hoy todo el mundo recuerda

Hoy repasamos algunos de los musicales más famosos de la historia. Muchos ellos basados en clásicos de la literatura, que se han convertido en iconos gracias a su versión cinematográfica. Escenas míticas, canciones inolvidables y una montaña de premios convierten al cine musical en un género imprescindible para nuestro cine.

Como ocurre casi siempre los musicales tuvieron una época dorada en Hollywood que se extendió entre los años 30 y los años 60 situándose al mismo nivel que los grandes dramas o los western. La primera película musical, El cantante de jazz, se estrenó en 1927 estrenando  el cine sonoro. Algunos de los más conocidos han perpetuado escenas míticas en la memoria colectiva, como Cantando bajo la lluvia, Sonrisas y lágrimas, Jesucristo Superstar o West Side Story.

sonrisas-y-lagrimas-50-años

Pero probablemente sea El Mago de Oz, estrenada en 1938, la película musical más mítica de todas. Gracias a su interpretación de Dorothy Judy Garland conquistó a público y crítica con su viaje desde Kansas hasta el mágico mundo de Oz. Basada en la novela de Frank Baum se ha convertido en una obra maestra del cine y en un ejemplo a seguir por todo el cine musical.

Ya en la década de los 60 se estrenó My Fair Lady, un musical basado en la novela de George Bernard Shaw inspirada a su vez en el clásico Pigmalion de Ovidio. Protagonizada por Audrey Hepburn y Rex Harrison, conquistó hasta ocho estatuillas incluyendo mejor película. La siguiente ceremonia también tuvo como protagonista un musical, Sonrisas y lágrimas. La historia de una familia austriaca que recibe una antigua novicia como institutriz conquistó corazones a lo largo y ancho del planeta. Basada también en una novela La historia de los cantantes de la familia Trapp, escrita por María Von Trapp esta basada en su propia experiencia. La película se alzó con cinco estatuillas.

my fair lady

También encontramos otros ejemplos como Camelot, (1963)  la versión musical del mito artúrico protagonizada por Richard Harris al que veríamos posteriormente como Albus Dumbledore en las dos primeras películas de Harry Potter.

camelot

En los años 70 el género perdió algo de fuerza, aunque debemos recordar nombres como Jesucristo Superstar o Grease que debemos incluir entre los grandes musicales del cine. Esa versión hippie y desdivinizada de Jesucristo se ha convertido en todo un icono y que decir de Oliva Newton-John y John Travolta con su historia de amor adolescente.

JesusChristSuperstar Last Supper

En cuanto al éxito internacional y sus sucesivos remakes quizás los dos grandes musicales a tener en cuenta sean El fantasma de la ópera, con al menos cuatro versiones, 1925, 1943, 1990 (mini-serie) y 2004. Basada en la novela de Gaston Leroux su primera adaptación, aún en la época del cine mudo, tenía un carácter más terrorífico, mientras que las siguientes se centraron más en el dramatismo del romance entre sus protagonistas y en su goticismo décimononico. La versión de 2004 estaba protagonizada por Gerard Butler, al que todos tenemos en mente como Leónidas, y por una jovencísima Emmy Rossum.

el fantasma de la ópera

Y Los Miserables, basado en la novela de Victor Hugo, ha tenido diversas versiones cinematográficas, pero lo que es más relevante desde el punto de vista musical lleva más de 30 años en los teatros de Broadway. La película de 2012 le valió el Oscar a Anne Hathaway y nos permitió a todos descubrir una nueva faceta de Hugh Jackman y un algo menos brillante cantante Russel Crowe. Consiguió además otras dos estatuillas. También supuso el salto a la fama para Eddie Redmayne (Marius), recientemente galardonado con el Oscar por su papel en La teoría del todo y al que próximamente veremos protagonizando Animales Fantásticos y Dónde encontrarlos.

miserables

También Disney se ha sumado al carro de los musicales y ha llevado a las tablas algunas de sus películas más emblemáticas, como La Bella y la Bestia o El Rey León  con gran éxito.

Quién sabe qué nos deparará el futuro del cine musical, quizás algún nuevo éxito de Broadway como Hamilton sea la próxima adaptación cinematográfica, lo que está claro es que los musicales forman parte de nuestra historia y han logrado convencer al público para que siga reclamando películas de este tipo.

SobreAndrea Ordonez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: