Ir a…

Lejos del mundanal ruido

Una de los grandes dramas históricos de Thomas Hardy vuelve al cine de la mano de Thomas Vintenberg. Un magnífico ejemplo de como adaptar un clásico de la literatura británica  al cine.

Bathseba Everdene (Carey Mulligan)  es una joven independiente que debe enfrentarse a las reglas de una sociedad creada por y para los hombre y luchar por mantener y hacer progresar su granja, herencia de su tío. Pero la sociedad decimonónica exige que las mujeres contraigan matrimonio y ella no tiene uno, sino tres pretendientes que buscan su mano por diferentes razones, compañía, dinero y amor. El fiel y trabajador, Gabriel Oak (Matthias Schoenaerts), el apuesto y atrevido soldado, Frank Troy (Thom Sturridge) y el rico y amable William Boldwood (Michael Sheen). Gabriel

Carey Mulligan es la gran baza de esta película, una actriz que ha nacido para sufrir cinematográficamente hablando. Es capaz de aguantar toda una serie de primeros planos tiernos, dramáticos, tristes, románticos. Como protagonista destaca por encima de sus compañeros masculinos, pero eso no desmerece sus actuaciones, son el complemento perfecto para darle la réplica a Bathseba Everdene.

Soldado

Difícilmente podemos hablar de una película innovadora y original cuando hablamos de una adaptación de una novela del siglo XIX. Sin embargo no le hace falta ser novedosa, tienen todos los ingredientes propios de un drama histórico, muchos de ellos los hemos visto ya, si, pero siguen funcionando porque los clásicos nunca mueren.

Sheen

Lejos del mundanal ruido es una película tremendamente melancólica, pero sobre todo y lo más importante, terriblemente humana. Una mujer joven luchando por su independencia pero también joven e influenciable lo que le lleva a cometer herrores de juicio. Y tres hombres con sus propios intereses e ideales. El amor, el deber y el interés se entremezclan para crear una historia con personajes reales que muchas veces caen presa de sus instintos, de sus emociones y de su propia humanidad.

Un clásico tratado como se merece.

SobreAndrea Ordonez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: